•  
    01 800 500 1222
Search Site

Bienvenido

Robot SCARA

El primer robot SCARA fue creado como un prototipo revolucionario en 1978 en el laboratorio del profesor Hiroshi Makino, en la Universidad Yamanashi en Japón. El SCARA de 4 ejes fue diseñado como ningún otro brazo robótico en ese tiempo. Su simplicidad era brillante ya que con menos movimientos podría lograr más, con mayor velocidad y precisión.

El acrónimo SCARA significa “Selective Compliant Assembly (Articulated) Robot Arm”. Estos robots pueden variar en forma y tamaño, pero todos los robots SCARA consisten de 4 ejes. Estos robots sobresalen en la labor de pick and place con su habilidad única para tomar componentes industriales de un lugar y colocarlos en otro con alta precisión, velocidad y un movimiento suave.

robot scara

El brazo SCARA se comporta algo similar al brazo humano ya que sus articulaciones le permiten moverse tanto  en un plano vertical como horizontalmente. Sin embargo, el brazo SCARA tiene un movimiento limitado en la muñeca; puede rotar pero no puede inclinarse. Esta limitante en la muñeca es una ventaja para algunos tipos de aplicaciones como el pick and place y embalaje.

El robot SCARA fue introducido en líneas comerciales de producción en el año 1981 y hasta ahora ofrece el mejor precio/desempeño en las aplicaciones de alta velocidad. El sistema de montaje flexible japonés, basado en el robot SCARA, genera un boom mundial en producciones de electrónicos pequeños, creando productos que impulsaron la economía y cambiaron el mundo.

Aunque en todo el mundo hay robots articulados de seis ejes, mismos que se utilizan en aplicaciones de manejo de materiales en la manufactura, hay algunos que creen que el mejor robot para el manejo de materiales, especialmente en los procesos de ensamblaje, es el robot SCARA.

Estos robots comúnmente son encontrados al final de la línea de ensamblaje, especialmente cuando el último paso del proceso de manufactura es un simple movimiento vertical. Los robots SCARA son acreditados más que nada por su habilidad de montaje vertical.

A diferencia de un robot de seis ejes, el robot SCARA es más limitado en movimiento. Sin embargo, esta restricción les da una ventaja ya que pueden operar más rápido que otros robots que tienen mayor flexibilidad. Este robot es el más utilizado para aplicaciones de ensamble y pick and place. Estos robots son ideales para una gran variedad de aplicaciones de uso general que requieren movimientos rápidos, repetitivos y hacer movimientos articulados de un punto a otro. Debido al movimiento del “codo”, estos robots también son utilizados para aplicaciones que necesitan aceleración constante en movimientos circulares, como aplicar una junta o adhesivo alrededor de una pieza que se va a unir.

Aunque este robot trabaja a un paso más rápido que otros robots de seis ejes, sus limitaciones son las que hacen que algunos fabricantes se vayan por un sistema más flexible que el de cuatro ejes. Por su habilidad para ser más flexibles que los SCARA, los robots de seis ejes de compañías como FANUC, Motoman, Adept, Kawasaki, etc., tienden a ser más populares en el mercado. Lo que pierden en velocidad contra un SCARA lo recuperan en versatilidad.

El uso de robots cartesianos, seis ejes y SCARA (también selective compliant articulated robot arm) está   aumentando. Estos robots automatizan tareas para acelerar el tiempo de ciclo, incrementar el rendimiento y eliminar los cuellos de botella. Los controles avanzados han ido mejorando para que los robots sean cada vez más amigables con menores requerimientos de programación. En algunos casos las herramientas en línea permiten al usuario y a las empresas escoger y configurar las características de un robot rápidamente.

De acuerdo a la Federación Internacional de Robótica (IFR), entre los años 2010 y 2014 las ventas promedio globales han ido incrementando a un tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) de 17%. La mayoría de estos robots están siendo utilizados en la industria automotriz. La IFR prevé que estas cifras sigan aumentando y que se instalen alrededor de 1.3 millones de robots entre los años 2015 a 2018.

En esta nueva era de colaboración entre robots y humanos hay cada vez más opciones para que los operarios trabajen de manera segura junto con los robots. Esto significa que puede haber más productividad al abrir espacios que antes estaban cerrados porque los robots eran peligrosos y podrían causar daños a los trabajadores. Esto también permite que se pueda operar de mejor manera al robot ya que los operadores pueden trabajar con el robot para eliminar trabas, cambiar partes y darle servicio general a la celda en la que se encuentra el robot. De esta manera al juntar los robots con las personas los fabricantes pueden ver de mejor manera los beneficios que brindan tanto los trabajos manuales como los robots automatizados en espacios muy pequeños.

El uso de robots no significa que se eliminen los trabajos humanos y manuales, los productos aún requieren el elemento humano en el proceso de manufactura y el utilizar los robots les permite trabajar de manera colaborativa empleándolos para que realicen tareas sencillas y repetitivas y que las personas se enfoquen en trabajos más complejos que requieran de mayor habilidad.

Estos robots permiten acelerar los ciclos, incrementar producción y eliminar cuellos de botella. Los robots modernos cada vez son más amigables lo que permite que sean operados de manera más fácil y también con mayor seguridad, lo que reduce los riesgos de los trabajadores permitiendo que laboren de manera colaborativa reduciendo costos y siendo más efectivos.