•  
    01 800 500 1222
Search Site

Bienvenido

Automatización industrial

Los procesos de producción han tenido una serie de profundas transformaciones desde la Primera Revolución Industrial, la cual tuvo lugar entre el año 1760 y 1860 y consistió en un periodo en el que convergieron distintas situaciones: la creciente comercialización y exportación de productos de un país a otro, la abolición del feudalismo y el consiguiente establecimiento de un sistema económico capitalista.

El primer país en el que se generó la Revolución Industrial fue en el Reino Unido, país que para ese entonces reunió las condiciones necesarias para el crecimiento acelerado de las actividades industriales, siendo la textil la más importante de ellas. Esta revolución ocurrió gracias a una lista de invenciones que permitieron producir de forma más rápida y sencilla una serie de mercancías.

automatizacion industrial

Por ejemplo, la máquina de hilar facilitó en gran medida la confección de ropa y telas para todo tipo de uso, de tal manera que la producción aumentó considerablemente, así como la demanda, lo que significó la creación de más fábricas para este cometido, así como el aumento en las vacantes de personas que se dedicaran a esta actividad en específico.

Este y muchos inventos más fueron los precursores de la automatización industrial, ya que la máquina de vapor o el desarrollo de sistemas de comunicación más eficientes permitieron que la sociedad se transformara, así como las principales fuentes de empleo; la agricultura y la ganadería pasaron a segundo plano ante la proliferación de fábricas manufactureras en las ciudades. La gente se mudó del campo a las nacientes metrópolis.

Desde entonces, las investigaciones y los avances tecnológicos son los que han llevado a la sociedad mundial hacia donde está hoy en día, los procesos de producción han evolucionado constantemente para atender a la creciente demanda de una población cada vez más numerosa y exigente.

Uno de los avances que mayor impacto tuvo en cuanto a los sistemas de manufactura, fue la implementación de la línea de producción en cadena, ideada por Ransom Olds a principios del siglo XX, y popularizada posteriormente por el empresario estadounidense Henry Ford, quien fundó la empresa automotriz que hasta la fecha lleva su apellido por nombre: Ford.

La producción en cadena, en masa o en serie es un proceso que parte de una línea de producción, en la que los empleados se especializan en un solo aspecto de la fabricación, de tal manera que su experiencia y su concentración en una sola tarea le ayude a hacerlo de manera más rápida y perfeccionada, todo esto con la ayuda de maquinaria también especializada.

Esto sucedió precisamente en una época en la que también se dieron muchos avances tecnológicos de manera simultánea, conocida como la Segunda Revolución Industrial; en este periodo, nuevamente se dio un crecimiento vertiginoso en la oferta y demanda de productos manufacturados, cuestión que también influyó en la relación entre la sociedad, mercado y gobierno.

Ahora bien, las constantes innovaciones tecnológicas que se dieron durante todo el siglo XX, y aún en lo que va del XXI, han promovido que los trabajadores de las industrias estén cada vez más capacitados y especializados, con el fin de que sean capaces de aportar su conocimiento en favor de la optimización de los procesos de producción.

Pero no sólo eso, sino que también se ha creado maquinaria capaz de realizar actividades de manera independiente, sin necesidad de que un ser humano intervenga directamente en su manejo, de tal manera que se ha conformado una automatización industrial, es decir, la introducción de sistemas computarizados que intervengan en los procesos industriales.

Muchas de las labores que solía hacer un ser humano, ahora las puede realizar un robot, que gracias a su condición de máquina puede generar por sí mismo la misma cantidad de trabajo que diez empleados, lo que resulta ser muy conveniente para las empresas, pues de esa manera se reducen costos, pero se incrementa la eficacia de la producción.

Esto no significa que las máquinas van a quitarle el sustento a los seres humanos, sino que ahora estas personas se podrán especializar en otro tipo de labores que necesitan de un mayor grado de preparación, mientras que los robots realizan sus propias actividades, es una especie de convivencia armónica entre hombre y máquina para alcanzar un mismo fin: responder a la demanda de mercancía de manera oportuna.

Para ello, las empresas desarrolladoras de software y robots han vertido mucho tiempo y dinero para la creación de dispositivos útiles, que tengan una aplicación en la vida real y que faciliten en gran medida las tareas de producción, una de ellas es Adept, la cual tiene entre sus productos los brazos robóticos con tecnología SCARA (Selective Compliant Assembly Robot Arm), que sirven para ensamblar cualquier objeto.

Asimismo, también tiene entre sus creaciones el Adept Lynx, un robot móvil que se puede desplazar por cualquier tipo de superficie, además de superar obstáculos en el camino, ideal para el transporte de herramienta, materia prima o documentación, de tal manera de que una persona ya no pierda tiempo valioso en ir de un lugar a otro para llevar objetos a otros sitios.

En México, es posible encontrar los productos de automatización industrial de Adept gracias a Vinssa, una empresa con más de treinta años de experiencia en la distribución de productos industriales y, que desde el año 2013 se ha asociado con la desarrolladora estadounidense, con el fin de ofrecer al público mexicano estos sistemas de robótica.

Para más información, comunícate con nosotros en la sección de “Contacto”. En Vinssa tenemos todo lo que tu empresa necesita para la manufactura de cualquier tipo de producto. Te invitamos a revisar nuestros catálogos digitales disponibles en esta página.