•  
    01 800 500 1222
Search Site

Noticias Recientes

Bienvenido

Robots industriales: historia, clasificación y funcionalidad.
Publicado el 25/04/2016

Los robots industriales actualmente se encuentran en todas las empresas con largas y complejas líneas de producción, sustituyen la mano de obra humana, reducen costos y maximizan ganancias, además, la programación automática de sus funciones beneficia la precisión en las tareas y disminuye la posibilidad de errores en el proceso.

 

Podría decirse que un robot industrial es una máquina multifuncional capaz de mover materias u objetos, manipular herramientas y piezas, son programables para hacer diversas tareas automáticamente, es decir, sin la necesidad de la intervención constante de una persona.

Sin embargo, existen diferencias sobre la percepción de lo que abarca el concepto de robot industrial, por ejemplo, en Asia se considera en este renglón a cualquier dispositivo que tenga articulaciones móviles y que se encargue de la manipulación de materiales automática o semiautomáticamente, mientras que en América y Europa solo entran en esta clasificación máquinas de mayor complejidad, capaces de controlar muchas más funciones de manera automática y que sean reprogramables.


Historia

Desde muchos años antes de que existiera la tecnología necesaria para la creación de robots, la humanidad ya soñaba con estos, prueba de ello fueron los escritos del visionario inventor Nikola Tesla, quien desde 1890 imaginaba máquinas que eran capaces de reemplazar a los humanos en varias tareas.

Pero la palabra robot fue popularizada por el escritor Karel Capek, quien en 1921 estrenó su obra Rossum's Universal Robots, también conocida como R.U.R., el término tiene su raíz en el vocablo checo “Robota” cuya traducción es trabajo forzado, esclavo o servicio; en esta obra de ficción se emplea la expresión para designar a las máquinas que trabajan al servicio del hombre.

Fue George Devol, pionero en la robótica industrial, quien elaboró el primer robot funcional en los términos que se conocen actualmente, en 1954 utilizó patentes electrónicas de inventos que había hecho con anterioridad para crear a Unimate, un dispositivo multifuncional que podía ser empleado en distintas tareas. En 1962 la primera de estas máquinas fue instalada en la línea de producción de General Motors, con la finalidad de ensamblar motores, convirtiéndose en la primera cadena de producción automatizada de la historia.

A raíz deL éxito que tuvo el Unimate, inventores de todo el mundo comenzaron a desarrollar tecnologías que permitieran mejorar la funcionalidad de los robots industriales, y su uso se extendió en todos los campos posibles: industrial, militar, espacial e incluso nuclear, en especial con la llegada de los autómatas a países como Japón, que es hoy pionero mundial en el perfeccionamiento de estos artilugios.

La carrera espacial y la implementación de microprocesadores tuvieron gran influencia en el progreso del campo robótico, pues la necesidad de precisión al manejar ámbitos tan complicados animó a los científicos a crear mejores autómatas con grandes destrezas y mayor exactitud.

El año 1980 es conocido como el primero de la “Era robótica”, pues la producción de estas máquinas aumentó un 80% en comparación con el año anterior y para 1987 se fundó la Federación Internacional de Robótica (IFR por sus siglas en inglés), cuyo propósito es promover la investigación, el desarrollo, el uso y la cooperación internacional de la robótica.


Clasificación

A lo largo de los años, el avance de las tecnologías robóticas ha mejorado notablemente, actualmente hay cinco categorías en las cuales se pueden clasificar los autómatas según su función y grado de libertad:

Los robots manipuladores son aquellos empleados para realizar tareas simples y repetitivas, no cuentan con un grado de libertad mayor a tres o cuatro  movimientos, su sistema mecánico es básico y pueden ser manejados por control remoto.

Los robots de control por computador o controlador lógico programable, son uno de los más comunes en el mercado, sus funciones son asignadas por una computadora y se programan para seguir secuencia, tienen sensores de regulación que les proporcionan mayor precisión, además cuentan con cuatro grados de libertad y no necesitan la intervención humana para hacer sus tareas.

Existen también los robots de repetición por aprendizaje, estos siguen las secuencias que son ejecutadas en un principio por humanos, las replican y aprenden a realizarlas, también se les conoce como robots gestuales por sus similitudes con el lenguaje corporal humano.

Los robots inteligentes, frecuentemente llamados androides, son similares a los controlados por computadoras, pero gracias a los múltiples sensores que tienen pueden relacionarse y aprender de su entorno, además son autoprogramables, lo que significa que son capaces de tomar decisiones por sí mismos. Estas máquinas son poco comunes debido a su alto costo, aún se encuentran en periodo experimental, pero se espera que en el futuro estos robots sean casi tan funcionales como humanos.

Los micro-robots o nanobots son otra forma de esta tecnología, en los últimos años ha aumentado su uso gracias a su reciente desarrollo, son incluidos en casi todos los campos ya sea con fines educacionales, de entretenimiento o de investigación.


Funcionalidad

Los robots industriales pueden ser utilizados por las compañías para cumplir con una infinidad de tareas, ya que son más precisos, efectivos y rápidos que la mano de obra humana.

Algunos de sus usos regulares son la manipulación de materiales delicados, soldadura, carga, descarga y corte de elementos pesados, aplicación de productos como pintura, baños de metales o ácidos, medición de sólidos, líquido, gases, o aplicación de altas presiones, e incluso pueden funcionar para la supervisión del control de calidad de los materiales fabricados.

El uso de estas maquinarias en diversas industrias ya es algo común y han convertido trabajos difíciles en tareas comunes, reemplazando a los humanos y simplificando líneas de producción complejas, maximizando las ganancias y reduciendo los costos, son recomendables para todas las corporaciones cuya actividad anual supere los 25 millones de tareas.

Sin embargo, el futuro de los robots aún es incierto y todavía se encuentran lejos de alcanzar su máximo potencial, las industrias no son el único campo interesado en su desarrollo, de hecho, los científicos dedicados a trabajar en la evolución de estos artilugios esperan que en unos cuantos años puedan asemejarse más a los humanos y ser empleados en física, medicina, astronomía y todos los campos de investigación posibles.